Microrrelatos matemáticos en la Línea 54

Los alumnos de 1º E.S.O. han realizado de manera individual unos relatos cortos (entre 50 y 100 palabras), donde las matemáticas son el tema principal y las historias están ambientadas en nuestro barrio. Los seleccionados los hemos enviado a un concurso de microrrelatos matemáticos. Os presentamos varios ejemplos muy originales y esperamos que os gusten.

Profesoras de Matemáticas de 1º E.S.O. : Marta Lozano, Ana M.ª Martínez y Mercedes del Moral

 

AMIGOS CON RAREZAS

El número uno no tenía amigos. Nunca los echó en falta, pero por culpa de su egoísmo, nunca pudo disfrutar de la amistad.

Se creía el mejor porque no era primo ni compuesto, porque era divisor de todos y porque siempre era el primero. Era feliz consigo mismo pero no con los demás.

Un día se acercó el cero y dijo:

-A mí también me desprecian por no ser nada, por ser cero.

– ¿Tienes amigos? – preguntó

– Ni tengo ni quiero.- respondió.

– ¿Quieres caramelos?

Finalmente se hicieron amigos y fueron felices pero no comieron perdices, comieron caramelos.

Julia Lerner

 

MONTECANAL

Un día estaba paseando por mi barrio en Montecanal. Era un día soleado, los pajarillos cantando, los árboles con sus raíces cuadradas, la panadería con sus panes y sus tortas circulares. Me senté en un banco fraccionado en dos partes, enfrente de un parque octagonal, cómo no. Ví a mi amigo Primo y a su hijo Compuesto. Que estaban jugando en los columpios triangulares y sus ángulos rectos, me saludaron contentos como unas perdices. Qué día más maravilloso… Eso sí, hoy no es uno de esos días tan maravillosos, hoy es uno de esos días que llueven números negativos.

Carolina Cobos

 

ERASTÓTENES EN MI BARRIO

María iba caminando por el Paseo de los Olvidados, de repente , se encuentra con un tipo un poco extraño. Vestía con camisón, era calvo y lucía una gran barba. María le preguntó: “¿Qué hace aquí?, él contestó: “ vengo a buscar a los elegidos”. María no entendió que significaba aquello y le preguntó.

Él explicó que eran personas con edades concretas llamadas “las primas”, aquellas cuya edad sólo la podían dividir por sí mismo y la unidad. María toda contenta dijo: “ Tengo 11 años, soy una elegida”. Entonces Erastótenes dijo: “Ven a buscar a los demás”

María Calavera

 

DOS

Fui directo a mi oficina de trabajo. Cuando llegué había una carta encima de la mesa con una dirección, la firma de Carlos y el numero dos tachado.

Cuando me bajé del tranvía y llegué a la calle veinticinco de Valdespartera (la dirección de la carta), me quedé pensando. Al cabo de unos minutos caí en la cuenta y fui a la calle cinco. Veinticinco era el primer número compuesto solo divisible por tres números y uno de ellos no era el dos sino el cinco. No me equivocaba. Cuando llamé a la puerta y se abrió, sólo oí dos disparos.

Laura Morenilla

 

GALAXIA DE NÚMEROS

Érase una vez un planeta llamado POTENCIASLAND. En él vivían todos los números matemáticos en países como MULTIPLOSLAND o DIVISORESLAND.

Sus habitantes eran números primos y compuestos. Por las noches solían salir a bailar con sus familiares. Por ejemplo la familia compuesta del seis salía con sus hijos el tres y el dos. También viajaban a la ciudad subterránea de los números negativos y participaban en juegos como la CRIBA DE ERATOSTENES.

Los números no paraban de crecer; cada vez había más múltiplo, así que decidieron construir un cohete para conquistar otros planetas y seguir siendo infinitos.

Sergio Cilla

 

LA INVASIÓN DE LOS NÚMEROS

Una mañana, Isaac, se despertó. ¡El despertador no había sonado! Eran las 8:05 y sólo tenía 25 minutos para llegar al IES Valdespartera.

Rápidamente, desayunó, se vistió y salió corriendo. Algo extraño pasaba en su barrio. Las calles tenían nombres raros: “Las tablas de multiplicar”, “Las propiedades de la multiplicación”, “Avenida Potencias”, “Los Números Primos”…

Una pareja de “unos” se le acercó:

  • ¿Quiénes sois?
  • Somos el Once, respondieron a la vez y continuaron andando.

¡Todo el barrio estaba lleno de números! Un triángulo isósceles le golpeó la cabeza. ¡Todo había sido un sueño!

Sara Hernando

 

TODO PUEDE CAMBIAR

Hace muchos años existía un mundo de números llamado Valdespartera. En él habitaban ceros que eran prácticamente invisibles y no les prestaban atención al igual que al 1…, pero conforme nos acercábamos al 9 la cosa cambiaba.

Los 9 eran los jefes y se creían los mejores.

Con el tiempo los pequeños insatisfechos decidieron unirse y formar nuevos números juntándose entre ellos, así todos tendrían la misma importancia.

Tras conocerse ambos mundos, el mundo de los números y el nuestro ya no pueden vivir el uno sin el otro.

Javier Imaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s